Marketing e IA: el revolucionario binomio de hoy y mañana

En 2022, el marketing en España ostentó una tasa de crecimiento acumulado de más del 145%. Con una inversión que no ha dejado de crecer desde pandemia, al buen ritmo del sector se añade la revolución de la Inteligencia Artificial. Una tecnología que permite explotar al máximo recursos y estrategias como el email marketing. Donde la IA no sólo segmenta mejor su target, sino que también lo comprende y personaliza su contenido. 

El marketing digital a caballo de la Inteligencia Artificial

El marketing digital ha alcanzado ya un punto de no retorno. Ya incardinado en sociedad, en 2022 el sector alcanzó en España una tasa de crecimiento acumulado superior al 145%, según datos de Statista. Durante el mismo año, la plataforma situó que en nuestro país se invirtieron 29.650 millones de euros en marketing. Suponiendo un aumento del 5% de la inversión respecto al año 2019. Esto es, casi 1.400 millones de euros más.

Sea como fuere, a la buena corriente en que se encauza el marketing se añade un factor que ha acentuado su gran salto: la Inteligencia Artificial (IA). Gracias a esta poderosa herramienta, estrategias efectivas como el email marketing —que gozaba ya de muchas ventajas tras servicios de la talla de Mailrelay— el sector augura un rotundo cambio de paradigma. Donde el atino del marketing exprimirá al máximo el ecosistema digital.

IA: un punto de inflexión en las cimas y cimientos del marketing

Como bien acuñó en los ’60 el profesor de contabilidad estadounidense E. Jerome McCarthy, el marketing pivota sobre las 4P, que son sus elementos básicos. A saber, el producto —definir sus valores, necesidades y características—, el punto de venta —donde, además de la idoneidad del lugar, se tiene en cuenta su distribución—, el precio —hallar el más justo para ambas partes— y la promoción —dar a conocer el producto.

Para ello, el marketing debe fundamentar su recurso en exhaustivos análisis y estudios, extraer la mayor información posible para asegurar el éxito de cada campaña. Una labor que, si bien antaño bebía de investigaciones de campo y entrevistas presenciales, hoy día se ha profundizado y agilizado gracias a la digitalización. Donde la huella del ser humano en el espacio virtual facilita la recopilación de sus perfiles y preferencias.

Sin embargo, pese a esa mayor facilidad recolectora, los datos deben luego clasificarse para afilar el target. Es decir, a un preciso proceso de segmentación que permita dar con el consumidor potencial del producto en cuestión. Tarea para la que han servido miles de softwares de automatización y filtraje. Pero donde hoy la IA supone además su comprensión. Es decir, la capacidad de gestionar esos datos de forma más humana.

Aumentando el acierto y también los beneficios

Recopilar información no es lo mismo que entenderla. Para poder ordenar una biblioteca debidamente, además de tener libros, debemos por lo menos haber leído su título. Pero, lejos de la superficial y fría matemática que nos permite ordenarlos alfabéticamente, zambullirnos un poco en sus historias, en su trama, abre la puerta a una organización más precisa y sensible, temática. Y la IA nutre y construye sobre ella su infinita librería.

Para las empresas, la presencia de la Inteligencia Artificial en buena parte de sus puntos de actividad supone no sólo una mayor precisión, sino también una mayor fiabilidad. De aplicarla junto a estrategias concretas, suponiendo en consecuencia un aumento de las posibilidades de rentabilizar la inversión y los beneficios. Ya que existe una gran variedad de estrategias cuyo rendimiento económico admite perfectamente el uso de IA.

La clave del marketing IA: generar y personalizar el contenido

Entre las estrategias más efectivas y con mayor retorno de la inversión (ROI), no puede dejar de mencionarse el email marketing o mailing masivo. Según Statista, en 2023 el 31,5% de las empresas españolas encuestadas afirmaron que el 10% de sus ingresos provino de esta estrategia. De acuerdo con SaleCycle, a pesar de que suponer apenas el 13% del presupuesto de las empresas en 2019, éste impactó en el 19% de las ventas.

Con la Inteligencia Artificial, las posibilidades aumentan en diversos aspectos. Por una parte, la capacidad de segmentar el público mediante la IA, como se ha mencionado, supone un mayor acierto a la hora de dirigir el mailing hacia su target. Pero, además, la IA generativa va un paso más allá en materia de creatividad. Permitiendo no solamente generar contenido original y nuevo, sino personalizar la campaña por target específico.

Precisamente, la personalización es la cúspide de los procesos de documentación del marketing. Tras recopilar y comprenderlos, siendo capaz de aprender de esos datos a fin de perfeccionar futuras campañas. O, dicho de otro modo, asimilar las acciones y las reacciones de cada perfil para predecir sus movimientos y, así, mejorar su experiencia de compra y fidelización. Objetivo que, al fin y al cabo, es la finalidad del marketing.

Artículos que pueden interesarte