Plan de marketing digital ¿qué es y cómo crearlo?

Qué es y cómo crear un plan de marketing digital eficiente

Tener un plan de marketing digital es una de las diferencias fundamentales entre los negocios que triunfan y los que no lo hacen. Se trata de un recurso que sirve de guía y de orientación y que te permite sacar adelante tu negocio y hacerlo prosperar. Ahora bien, sucede que no siempre se sabe cómo realizar uno correctamente.

A la vez, no todos los pequeños empresarios están debidamente concienciados de la importancia que tiene implementar este modelo en sus empresas. Por eso te explicamos en qué consiste, su relevancia y qué pasos tienes que dar para realizarlo. ¿Preparado?

Contar con una estrategia de marketing digital supone que has reunido una serie de datos o apuntes de valor sobre tu negocio y tu sector. También significa que vas a utilizar estos de forma inteligente para aumentar tus ventas y maximizar tus recursos en un espacio temporal. Es decir: te enseña a enfocarte en aquellos bloques de trabajo que mayores recursos te pueden ofrecer y, a la vez, te da una orientación sobre cómo acceder a esos sectores de público.

Consiste en detallar los tiempos, medios y mensajes que vas a utilizar para llamar la atención de una mayor cantidad de público. Así puedes incrementar tus ventas y tus posibilidades de mercado. Además, en un plan así, puedes trazar diferentes objetivos que quieres conseguir.

Igual te interesa consolidar tu marca, comunicarle a tu público la nueva forma de trabajo que adoptarás o, sencillamente, darte a conocer mejor entre el público que ya tienes para aprovechar ese posible tirón. Como ves, consiste en pensar con estrategia la situación en la que estás y definir a qué punto quieres llegar y la forma en la que planeas hacerlo. Todo ello, por supuesto, en el entorno online.

9 pasos para crear un plan de marketing digital

Si necesitas crear un plan de marketing para que tu empresa mejore su visibilidad en Internet y aumente las ventas. Trata de cumplir los siguientes pasos para poder conseguirlo.

1. Analiza tu empresa

¿Qué porcentaje de implantación y estructura digital tiene? ¿Ya tienes redes sociales, newsletter y página web? ¿Vas a empezar de cero? ¿Dispones de capacidad para gestionar pedidos online? Trata de hacer un repaso exhaustivo de cómo te ha ido en cada incursión digital que hayas realizado. Piensa, también, en puntos débiles a la hora de iniciar la transformación.

2. Compárate con tu entorno

¿En qué situación se encuentra tu mercado? ¿Otros negocios como el tuyo ya están desarrollando estrategias sólidas? ¿Vas a ser el primero en dar el paso al mercado digital? En esta fase, es crucial que analices sus aciertos y sus errores.

Estudia detenidamente la forma en la que se comunican, qué cosas tienes que imitarles y en cuáles planeas diferenciarte. Piensa que no puedes ser un clon de tus competidores, porque entonces nadie acudirá a ti. Busca los puntos débiles en su comunicación y aquellos aspectos que te puedan definir a ti.

Una buena manera de aunar los puntos uno y dos es a través de un DAFO. Haces una lista con tus debilidades, tus fortalezas, tus amenazas y tus oportunidades. Así verás con claridad el camino que tendrás que trazar.

3. Diseña los objetivos que persigues como empresa

Generar más ventas no tiene por qué ser, directamente, tu objetivo. Quizás estés interesado en ampliar tu negocio y tendrías, entonces, que buscar que más público supiese quién eres y lo que haces. Por otro lado, quizás hayas sufrido una crisis de reputación y quieras reinventarte, de forma que tendrías que comunicar a tu audiencia las nuevas aptitudes que vas a desarrollar.

Como puedes ver, objetivos hay tantos como empresas. Trata de definir bien aquello que quieres lograr en el ecosistema online y, al hacerlo, piensa también en si se trata de una opción viable o no.

4. Marca bien la personalidad digital de tu empresa

Si te fijas en las redes y en la comunicación digital, las empresas que hacen un buen trabajo mantienen siempre un mismo tono de comunicación. Tienen una visión clara de dónde quieres llegar, qué quieren transmitir y cómo lo quieren hacer.

Tratan de adoptar, en definitiva, una aptitud. No se salen demasiado de ella. Por ejemplo, habrá empresas que supongan la punta de lanza de su sector, ofreciendo los productos más modernos y estas tendrán que llevar una comunicación de líder en redes. Es decir, deberán hablar sobre su innovación, su eficacia y explicar las novedades que haya.

Otras se caracterizan por el buen trato y buscan una comunicación más amena. Mientras, otras tienen funciones más didácticas. Piensa en qué distintivo tiene tu marca dentro de tu sector y, a la vez, en cómo es tu producto. Por ejemplo, para activos financieros hay que mantener una comunicación que genere confianza. ¿Cómo es aquello que vende y qué exige?

5. ¿Qué sale de ti en Internet?

¿Ya ha habido comunicación online previa? Perfecto, pues revísala para ver si resultaba adecuada. Mira también las opiniones y, en general, calibra la influencia que tienes. Así identificarás errores, aciertos y verás posibles vías para dirigir tus mensajes al público.

6. Diseña los pilares

Planifica una buena estrategia de branding o definición de marca. Pon en marcha un plan que pueda ser efectivo y, finalmente, compleméntalo con una serie de contenidos más o menos acotados, para saber qué vas a publicar, de qué manera y con qué objetivos.

7. Gestiona tu contenido

Debes contar con un contenido de valor relevante. Esto quiere decir que definas perfectamente su función, sus posibilidades, canales y mensajes. Empieza a pensar en el segmento de población al que te vas a dirigir, en su rango de edad, sus aptitudes, gustos e intereses y en el lenguaje que emplean, para amoldarte al máximo a su tono y a sus modos. Luego, trata de realizar un calendario que vaya acorde con el mismo, para establecer las pautas de actualización de contenido.

La temática es otro elemento clave. Esta tienes que definirla en base a tu marca, la posición que quieres tomar y, también, teniendo en cuenta el tipo de público al que te diriges. Hay un dicho muy conocido dentro del marketing digital. Es el siguiente: “el contenido es el rey”. Piensa que gracias a él vas a poder atraer tráfico, llamar la atención de los clientes sobre tus productos y, en definitiva, ampliar tu posible mercado.

8. Cuida la web

Si existe un pilar claro dentro del marketing digital, ese es tu página web. Esta puede jugar varios papeles. Puede funcionar como un escaparate para la presentación de tus productos o como un portal de contacto. También puedes convertirla en un ecommerce y gestionar, desde ella, las ventas que vayas a realizar. En cualquier caso, vas a tener que prestar atención a aspectos como la usabilidad o la experiencia de usuario. Es decir, debes poner en explotación una web que sea accesible, intuitiva, con rapidez de carga, con una estructura lógica y fácilmente manejable.

Sin embargo, de lo que no queda lugar a dudas, es de que el más importante de todos los aspectos es el SEO, el posicionamiento web.

¿Cómo se consigue? Debes combinar todos los elementos anteriores que hacen que una web sea accesible y, además, tendrás que generar contenido de valor y utilidad para los usuarios. De esta forma, tu página aparecerá entre los primeros resultados de determinadas búsquedas en las que te interese estar.

9. Métricas para ver el éxito

Finalmente, necesitarás métricas que presten la debida atención a determinados indicadores (número de visitas, porcentaje de ventas, etc.). Así sabrás en qué estás acertando y en qué no. Eso te permitirá remodelar el plan a medida que vas avanzando y, así, refinar tu estrategia.

Ejemplos de un plan de marketing digital

Imagina que quieres aumentar el número de ventas. Pues bien, lo primero es conocer debidamente tu público, analizando quiénes lo forman y, seguidamente, buscar una manera de contactar más directamente con ellos. Aquí tendrás que elegir determinados canales, ya sea a través de una newsletter o, directamente, con una estrategia de emailing. Enviando ofertas o avisando de nuevos precios y productos, podrás aumentar tus ventas.

Si, por ejemplo, quieres atraer nuevos clientes potenciales o dirigirte a un público más amplio, lo más inteligente será, sin lugar a dudas, emplear las redes sociales y combinarlas con una buena estrategia de contenidos y de posicionamiento SEO. De esta forma, un porcentaje importante de personas que no te conocían, empezarán a saber de ti.

Conclusiones

Algo crucial es definir adecuadamente tus objetivos y tu público. Decide qué medios o mecanismos tienes que utilizar para contactar con ellos o llamar su atención. Otro aspecto que va a ser clave en tu desarrollo serán las métricas para calibrar el éxito o el fracaso de tu plan. Al fin y al cabo, si no defines primero qué es válido y qué no para ti, no llegarás a saber cuándo has alcanzado realmente tus objetivos.

Como has podido ver, contar con un plan de marketing digital te garantiza una serie de cosas que serán cruciales para el futuro de tu empresa. Es una forma sostenible de incrementar tu conocimiento, ventas o, en general, aquello que te propongas conseguir. ¿A qué esperas para implementarlo?

Se el primero en dejar un comentario

Publicar un comentario

Share This

Esta web utiliza cookies propias y de terceros. Las cookies de terceros están destinadas a analizar sus hábitos de navegación. Si hace click en el botón “Aceptar” o sigue navegando, aceptará la implementación de las cookies y solo entonces se implantarán. Más información en Política de Cookies

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar