Qué es y cómo crear tu propia Marca Personal

Qué es y cómo crear tu propia Marca Personal

El concepto de “marca personal” proviene del anglo personal Branding, que es una referencia para considerarse a uno mismo como un producto o un servicio (marca profesional), por lo tanto, debe ser elaborada, protegida, transmitida y proyectada con el propósito de poder resaltar y conseguir el mayor éxito en relaciones profesionales y sociales.

Pero, para poder triunfar con el desarrollo de una marca personal, es importante poder identificar y comunicar cuáles son esas características que nos hacen resaltar, sobresalir, ser diferentes y visibles, en un entorno que suele ser homogéneo y muy voluble.

La consolidación y la creación de una marca personal no pueden ser algo improvisado, en necesario tener una estrategia para poder moldear algo real y sostenible a lo largo del tiempo.

Optimizar y comercializar nuestra imagen no es tarea sencilla, es necesario seguir una serie de pasos que nos ayudarán a tener un mayor éxito.

¿Qué es una marca personal?

Un artículo publicado con el nombre “The Brand Called You” por Tom Peters el 31 de agosto de 1997, fue la antesala de lo que más adelante sería conocido como marca personal.

En The Brand Called You o “La Marca Te Llama”, Peters argumentaba que las grandes empresas entienden la importancia de la marca en la actualidad; en la era del individuo, nosotros mismo teníamos que aprender a ser nuestra propia marca personal.

Más allá de la edad, del puesto de trabajo, de la rama donde nos desenvolvamos, todos debemos comprender la importancia que tienen las marcas. Todos somos directores ejecutivos de nuestra propia marca; Tom Peters usaba el término de Me Inc. para hacer referencia a esa conceptualización del “Yo” como marca personal.

Este artículo visionario de hace 24 años, sirvió para establecer las pautas o la esencia de lo que debía ser una marca personal.

Hoy día, con toda la evolución que ha dado el tema comunicacional, económico y social, una marca personal tiene que ser algo que te represente a ti y a tus intereses, cuyo objetivo principal sea poder diferenciarte del otro, tomando en cuenta tu propia esencia para conseguir un mayor éxito profesional.

Una marca personal bien definida fortalece y hace destacar esos atributos que nos hacen especiales y únicos, de esta forma, podemos resaltar en un sector profesional específico, como expertos en un nicho determinado.

Tenemos que estar consciente de que es imposible que podamos ser los únicos en cualquier área; no obstante, debemos pensar ¿Qué tengo o qué poseo, que me hace sobresalir por encima de la competencia? y cuando identificamos ese punto, es ahí donde debemos enfocarnos.

Pasos para construir tu marca personal

Para iniciar con la construcción de nuestra marca personal, es necesario tener un plan o una estrategia que permita el desarrollo bien estructurado de las necesidades, objetivos y experiencias que se deseamos plasmar.

Presta mucha atención a cada uno de estos ítems que te vamos a presentar a continuación:

1. Estructura y define cuáles son tus objetivos:

Uno de los grandes errores que se comente con frecuencia, es dejar a un lado los objetivos planteados desde el inicio.

Los objetivos son el punto central desde la creación y la marca personal debe direccionarse con base a ellos. Los objetivos deben ser realistas, pero a la vez, ambiciosos, cada decisión que tomemos debe girar a estos.

Para que te hagas una idea de lo importante que son: Imagina estar en una carretera conduciendo un auto sin rumbo fijo ¿qué sucederá? Perderemos tiempo y gastaremos más combustible.

Definir cuáles son tus objetivos es la primera tarea que tienes que plantearte. Si no sabes cómo comenzar, responde las siguientes incógnitas:

  • ¿Qué objetivos profesionales deseas alcanzar?
  • ¿Hasta dónde quieres crecer?
  • ¿Quieres conseguir un empleo con eso o usarlo como un emprendimiento?
  • ¿Cuánto deseas vender?
  • ¿Deseas generar nuevas oportunidades?
  • ¿Dónde te ves en un lapso de tres años?

En ocasiones, tenemos un montón de objetivos, entonces toca priorizar; en otras ocasiones no tenemos ninguno, y es ahí cuando debemos pensar ¿por qué quiero iniciar con esto?

Estos objetivos deben seguir la regla SMART, así que tienen que ser: Específicos, medibles, alcanzables, realistas y cuantificables en el tiempo.

2. Establece tu público objetivo:

Después de haber estudiado y estructurado cuáles son los objetivos a cumplir, el siguiente paso es determinar el público objetivo.

Por lo general, un buen contenido suele atraer una buena gama de clientes e interesados; sin embargo, esto no es garante del éxito y tampoco garantiza que este sea el público objetivo adecuado para tu marca personal.

¿Y el público objetivo es importante? Por supuesto que sí, porque ayudan a generar un buen contenido y poder lograr todas las metas acordadas.

3. Delimita el mensaje y tu tono de comunicación:

Una vez tengamos los objetivos bien planteados y establezcamos a qué público queremos llegar, lo siguiente es delimitar nuestro mensaje y el punto de alcance.

¿Qué es lo quieres decir y cómo lo quieres decir? No es una tarea nada sencilla, sobre todo, ahora que existen tantas plataformas, donde cada una posee un protocolo y características diferentes.

Uno de los tips que debes tener presente, es que a la hora de desarrollar tu marca personal emplees palabras sencillas para transmitir tus ideas. Siempre sé original y fiel a ti mismo, motiva al público a que se interese por tu marca y se dé una relación de fidelidad.

Otra de las importancias del público, es que son ellos quienes actuarán como eco de la comunicación.

4. La importancia de la imagen corporativa:

Toda marca personal debe tener una imagen corporativa que te represente no solo a ti, sino a las características de la misma.

No es una tarea sencilla conseguir una imagen corporativa que nos represente, por ello, es importante tener en cuenta las siguientes consideraciones:

  • Identifica todos los conceptos que se relacionen con tu marca personal.
  • Relaciona todos los objetos y elementos que aumenten el valor de tu marca.
  • El proceso creativo debe relacionarse con tu identidad. Presta mucha atención a esto, recuerda que los colores y las imágenes tienen una representación y un impacto bastante fuerte en el público.

5. Planifica tus acciones:

Ya hemos pensado, armado y evaluado la estructura de tu marca personal, llegó la hora de la acción.

Una marca personal no crece sola, es como un ser vivo, necesita estar en constante crecimiento. Todos los movimientos y cambios que realices deben estar planificados, olvídate de la improvisación.

Establecer una agenda o un calendario es lo más recomendable en estos casos: Agenda las publicaciones en redes sociales, blog, la creación de vídeos, la exposición en algún evento, etc.

Es importante tener curiosidad e ir indagando cuáles son tus intereses y cómo se relacionan con el público objetivo.

6. Mide tus resultados:

Las nuevas tecnologías y el poder de las redes sociales resultan muy beneficiosas para cuantificar el impacto de la marca personal.

Llega un punto donde es necesario saber cuál es el impacto de marketing que está generando nuestra marca personal y, para ello, es necesario poder medir y cuantificar los resultados.

Las variedades métricas para poder hacer un cálculo del punto de alcance son:

  • Los seguidores.
  • Número de visitas.
  • Engagement (Compromiso).



 

¿Cuáles son los errores típicos que debemos evitar a la hora de crear nuestra marca personal?

Para poder lograr sobresalir debemos aprender a diferenciarnos; teniendo esto como principio, podremos tener éxito en nuestro desarrollo profesional.

La marca personal no es algo nuevo, fue en 1997 que se le empezó a dar una notoria importancia, pero esa conceptualización del individuo como producto, tiene muchísimos años.

El dilema es que ahora toca aprender a construirla y gestionarla de forma óptima, para poder hacer frente a un entorno profesional mucho más competitivo y variable.

En la actualidad, existen nuevas herramientas que no estaban disponibles hace 24 años; gracias a la tecnología y al modelo 2.0 se nos hace mucho más sencillo poder resaltar desde lo individual.

No todo es color de rosa, enfocarnos como individuos, nos hace tener que asumir responsabilidades personales, citando a la escritora estadounidense Erica Jong “Toma tu vida en tus manos y, ¿qué sucede? Algo terrible: no hay nadie a quien culpar.”

 

¿Cuáles son esos 10 errores típicos que cometemos a la hora de crear nuestra marca personal?

1. Hasta que no empiezo a gestionar, mi marca personal no existe:

Desde que tenemos un nombre y un apellido, nos convertimos en una marca personal, sucede que no todos somos conscientes de eso. Algunas marcas son más potentes, otras son más débiles. Cuando googleas el nombre de cualquier persona ¿Qué sucede?

2. Una marca personal va de la mano con el marketing:

No tienes que empezar a realizar una publicidad engañosa o exagerada, al contrario, se tratar de exponer lo que te hace único y singular.

Es necesario hacer un autoanálisis, ser sinceros y reconocer nuestras fortalezas, capacidades y habilidades para poder aportar algo que sea verdaderamente útil y relevante.

3. La marca personal y el individualismo egoísta:

Una marca personal necesita tener una simbiosis con el entorno y la capacidad de influir positivamente en él. Recuerda que son los demás quienes deben darse cuenta de lo que tienes para dar y ofrecer, así que el egoísmo debe marcharse.

4. Debo gustarles a todos:

A todo el mundo no tiene por qué gustarles tus ideas, por ello, es necesario poder identificar un sector específico y definir los atributos que se deseas transmitir.

5. Publicidad engañosa:

Usar concepto, ideas o aportaciones que no correspondan a la realidad, no es honesto. La marca personal debe ser algo auténtico, no cosas inventadas.

Se debe ser constante y honesto, recuerda lo que dice aquel refrán: “Se coge primero a un mentiroso, que a un cojo”.

6. Comparar tu marca personal con la de un famoso:

Tu objetivo central no debe ser el de convertirte en una súper estrella, sino ser reconocido por tus aportes e ideas vanguardistas, es decir, ser reconocido en tu entorno. Para eso, necesitas tener metas claras y ambiciosas y, sobre todo, ser realista.

7. Lo diferente, me hace ser extravagante:

Ser extravagante no es necesariamente bueno, lo importante es tener una imagen atractiva que te haga tener un valor diferencial.

8. Hacer que la marca personal dependa exclusivamente de las redes sociales y hacer un uso indiscriminado de estas:

Las redes sociales ya no son un lujo, ayudan un montón a posicionar nuestra marca personal y es necesario conocer cada una de ellas. En la actualidad, las que tienen mayor impacto a nivel global son: Facebook, Twitter, Instagram, Youtube, Linkedin y TikTok.

El cara a cara también es importante, así que no dejes de lado las interacciones en algún evento. Y no solo eso, no pases por alto las llamadas de teléfono y los mensajes por correo electrónico.

9. Para tener mi marca personal necesito mucho dinero:

Esto es una leyenda, no se necesita una cuantiosa cantidad de dinero para tener una marca personal, lo que si necesitas es disciplina, constancia, esfuerzo y paciencia.

10. A las personas les interesa lo que somos:

¡Falso! A las personas lo único que les interesa es que le puedas ofrecer lo que ellas necesitan a través de tu marca personal.

 

Beneficios de contar con una marca personal

Tener una marca personal ofrece muchos beneficios, ya sea que quieras emprender o proyectarte de manera diferente como profesional.

La primera ventaja es que “permite la diferenciación”, es decir, hacerte resaltar o sobresalir por encima de los demás, algo que resulta muy ventajoso en el mundo tan competitivo que tenemos hoy en día. Poder diferenciarse, ser original y único, dentro de un ámbito económico, es muy favorecedor.

“El reconocimiento” es otro de los beneficios directos de tener una marca personal, dado que ayuda a impactar en un público amplio. El público suele ser muy visual o auditivo, por eso es que en ocasiones podemos reconocer a una marca con solo ver su imagen o escuchar su slogan.

Si eres alguien autónomo, debes tener claro que una marca personal bien trabajada favorece el autoempleo, mejora la visibilidad y la credibilidad (dependiendo del alcance y el público objetivo).

Share This

Esta web utiliza cookies propias y de terceros. Las cookies de terceros están destinadas a analizar sus hábitos de navegación. Si hace click en el botón “Aceptar” o sigue navegando, aceptará la implementación de las cookies y solo entonces se implantarán. Más información en Política de Cookies

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar